Categorías

Marcas



Visitas

Garagatos, JOAQUIN SABINA, 2016

Garagatos, JOAQUIN SABINA, 2016

Más detalles


$62,995.00

1 artículo disponible

Advertencia: ¡Últimos artículos en stock!

FICHA TECNICA:

Estuche

  • Estuche formado por una base y una tapa de madera lacadas en blanco satinado en el interior y el exterior, unidas ambas partes por cuatro imanes, y con un embellecedor lateral en forma de bisagra para dar realismo a la reproducción de la puerta
  • Impresión a 4 tintas en digital y a 2 tintas en serigrafía
  • Medidas: 34,9 x 42,2 x 10,1 cm
  • Peso estuche vacío: 5,7 kg

Libro de arte

  • Formato: 28 × 37,8 cm
  • Número de páginas: 160
  • Impresión a 4/4 tintas
  • Interior en papel Tatami White de 200 g
  • Guardas impresas a 4/0 tintas
  • Tapas en PVC vinílico de color rojo impreso a una tinta y lomo en caucho negro
  • Encuadernación: cosido con hilo de algodón
  • 66 láminas numeradas impresas a 5/1 tintas, pegadas con tres puntos de cola
  • Papel láminas: Natural Evolution White de 120 g
  • Numerado y firmado por el artista

Desplegable

  • Formato desplegable: 286 x 34,8 cm (abierto) y 26 x 34,8 cm (cerrado)
  • Desplegable numerado impreso a 5/1 tintas
  • 74 retratos realizados por el artista

Libro Garagatos

  • Formato: 29,5 x 38,8 cm y lomo de 2 cm
  • Número de páginas: 176
  • Impresión a 4/4 tintas
  • Papel: Tatami White, 170 g
  • Cubierta: de cartulina de 350 g e impresa a 1 tinta
  • Sobrecubierta: de papel cartulina de 240 g, laminada en plata tipo espejo e impresa a 1 tinta
  • Encuadernación: rústica cosida sin solapas y con sobrecubierta

 

OBRA:


Cuando se apagan las luces del escenario y deja de sonar la última nota, Joaquín Sabina vive su momento más íntimo, se refugia en sus cuadernos y rotuladores, de los que emergen cientos de dibujos de colores brillantes y luminosos, y construye su universo creativo repleto de princesas, mitos, musas,… 

Nos invita a conocer este universo creativo, concebido por uno de nuestros artistas contemporáneos más importantes. En una edición exclusiva, irrepetible, numerada, firmada por el artista y limitada a 4.998 ejemplares. 

La obra se compone de un Libro de Arte, que incluye un desplegable de casi tres metros de largo, y el libro Garagatos. La implicación de Joaquín Sabina en todos los detalles de esta edición ha sido absoluta, hasta tal punto que el artista ha firmado, uno a uno, y a lápiz, todos los ejemplares. 

Para adentrarnos en el universo Sabina debemos abrir la puerta a su manera de mirar, observar y plasmar la realidad, debemos entrar en su parte más íntima. Así, no es casualidad que esta obra se presente en un estuche que reproduce un fragmento de la puerta de la habitación del artista. 

El Libro de Arte contiene 66 dibujos facsimilares, seleccionados por el artista de su colección personal de cuadernos, son láminas en diferentes tamaños, impresas a cinco tintas, incluida la tinta en plata, tan utilizada por el artista y que está presente en prácticamente todos los dibujos. 

Cada lámina se acompaña de un texto, con caligrafía del propio artista: versos, fragmentos de canciones o simplemente guiños de humor relacionados con cada dibujo, que nos acercan aún más a Joaquín Sabina.

El volumen se organiza en cinco capítulos, cuatro de ellos nos recuerdan a canciones del artista: "No permita la Virgen de la Amargura", "Pongamos que hablo de…", "Princesas" y "Enemigos íntimos", y trazan un recorrido por sus grandes temas: el imaginario religioso, sus mitos, las mil caras de sus noches, sus princesas, el erotismo… Un quinto capítulo, "Fotomatón", contiene un desplegable, que reproduce 74 retratos del artista. Son las mil caras (y dos mil esquinas) que poseen las noches del cantautor. 

El libro Garagatos es un viaje de la mano de unos autores de lujo, grandes conocedores de la vida y la obra de Sabina, como Luis García Montero, poeta y catedrático de Literatura española, el escritor y poeta Felipe Benítez Reyes, el periodista Miguel Ángel Aguilar, Benjamín Prado, escritor y poeta, Javier Rioyo, periodista, escritor y guionista, y la periodista y escritora Nativel Preciado. Por su parte, el director artístico del Museo Thyssen, Guillermo Solana, nos muestra los personajes, las influencias, los arquetipos y clichés que pueblan los dibujos del artista. 

Los seguidores incondicionales de Sabina y los que lo descubran por primera vez, en palabras del artista: "encontrará en mis dibujos un poco de risa, un poco de ironía, un poco de erotismo y casi todos los temas que me interesan", además de historias, secretos, anécdotas y una amplia variedad de fotografías que ilustran la trayectoria del cantautor.


 

PROCESO DE ELABORACIÓN:

 
Para conseguir un resultado óptimo, las 66 láminas y el desplegable de la obra se imprimen a cinco tintas, incluida la tinta en plata, que predomina en muchos de los dibujos. 
 
Durante la impresión, cada lámina es revisada y comparada por especialistas con el dibujo original, rechazando aquellas que no cumplen las características de color y tonalidad. 
 
El Libro de Arte ha sido cosido a mano con hilo de algodón de alta calidad y la ayuda de un antiguo soporte de madera. El acabado perfecto se logra al encolar el lomo de caucho negro. 
 
Las tapas rojas de vinilo se unen a las páginas con unas coloridas guardas, que reproducen dibujos realizados por el artista. La portada lleva serigrafiado el título y la firma del autor. 
 
Las láminas, de distintos formatos, se fijan a mano sobre las páginas del libro con tres puntos de cola especial, para garantizar el mejor disfrute y conservación de los dibujos. 
 
10 páginas y un total de 74 dibujos forman el magnífico desplegable de casi tres metros, con una cómoda pestaña extraíble para disfrutarlo desde el libro o de forma independiente. 
 
Las láminas han sido numeradas y certificadas en el dorso, con el número de ejemplar de la obra y el sello del artista, que avala la calidad del trabajo realizado. 
 
El autor, Joaquín Sabina, ha firmado uno a uno, y a lápiz, todos los ejemplares sobre el Acta, que una vez firmada, también se numera a mano. 
 
Cada pieza del estuche es tratada individualmente por un maestro ebanista. Una vez talladas y pulidas, las partes se unen para formar la caja que guardará la obra en su interior. 
 
El estuche de madera se laca en blanco satinado, en el interior y el exterior, para darle ese aspecto único, que recuerda a la puerta de la habitación de la casa del artista. 
 
En la parte frontal se serigrafían la firma en negro y el título en rojo. Las tres pinturas realizadas por Joaquín Sabina sobre la puerta se imprimen a cuatro tintas en tablillas de madera, y posteriormente, se incorporan al estuche. 
 
La base y la tapa quedan unidas por imanes. Un embellecedor lateral en forma de bisagra da el toque final al estuche, y dota de realismo a la puerta de entrada a esta obra única.